Iglesia Apostólica de Jesucristo / Juan 4:23-24 – Hechos 2:42-47

¿Quienes somos?

Nuestra Iglesia nació por voluntad de Dios en Cristo Jesús por medio de su Santo Espíritu. Esta visión fue puesta en el corazón de nuestros Pastores en el año 2006 cuando servían en la iglesia del Señor. Luego de que nuestros Pastores, Andrés y Rocío Castellanos fuera ordenados en el año 2010 en medio de tremendas pruebas, pero en total sujeción y obediencia, se activo la visión y se inicio un grupo de oración y de trabajo ministerial en las diferentes casas de los miembros de la congregación; luego de unos meses la iglesia obtuvo personería jurídica en junio del año 2011 y en septiembre de este año se iniciaron los cultos luego de un arduo trabajo en las casas.

Nuestra congregación es joven, pero lo que falta en experiencia nos sobra en decisión, en dedicación, en trabajo, en sabiduría y en amor.

Estas invitado a unirte y ser parte de esta visión que llegará a las naciones para ser testimonio viviente de misericordia y testigos de la Salvación en Cristo Jesús para toda la humanidad.

(Marcos 9,41, y Mateo 18, 6-9).

Toda  persona que nos apoya económicamente para operar en la tarea evangelizadora, en la tarea de enseñanza metódica del evangelio, en la compra de bienes para llevar la Palabra y el poder de sanidad a las personas con necesidad de Jesucristo, a través de su aporte económico esta siendo movida por el Espíritu de Dios y es un alma nacida para bendición pues el Señor reconocerá hasta un simple vaso de agua que se le entregue a cualquiera de sus discípulos, según marcos 9:41 y mateo 18:6-9.

Te invitamos a que te unas al equipo de personas que apoyan nuestro Ministerio y son parte importante en la transformación de muchas más personas que recibirán el poder de Dios el milagro de conocer y creer en el Rey de la creación.

Sabemos que aquel que siembra generosamente, generosamente segará, y estamos creyéndole al Señor que toda semilla que ha sido sembrada en este ministerio llevará mucho fruto en tu vida y en la de miles de personas que serán tocadas por el poder sanador de nuestro Señor Jesús.

Gracias por unirte a nuestro equipo y ser parte de esta obra de amor que Dios ha puesto en nuestro corazón.

Déjanos toda tú información o comunícate a nuestros teléfonos, Gracias!!!!!




 

CONTACTO:

MOVILES: (571) 3012744606 – 3115624871

E-MAIL:  en-espirituyverdad@live.com  

WEB:  www.iglesiaenEYV.com 

Bogotá – Colombia

 

De vuelta a Casa

Aquí están los elementos claves por medio de los cuales nos llegamos a reconciliar con el Padre. Todos y cada uno de ellos tienen una importancia vital. Si uno solo de ellos estuviera ausente, podría impedir que nuestra relación fuera completa.

Nuestra condición: Lo primero que necesitamos comprender es que estamos separados de Dios. El abismo que nos separa de Él es ancho y profundo. Heredamos por nacimiento un defecto fatal. Como consecuencia, hemos vivido independientes de Él. La Biblia destaca esta realidad tan desoladora: “Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios”. Si no podemos aceptar el hecho de que el pecado nos separa de Dios, nunca llegaremos espiritualmente a casa, porque no sentiremos la necesidad de un Salvador.

El remedio de Dios: En segundo lugar, necesitamos tener una comprensión muy clara de quién es Jesús, y qué ha hecho Él por nosotros, para poder poner en Él nuestra fe con toda confianza. Jesús fue quien cerró la brecha que nos separaba de Dios. En palabras del apóstol Juan: “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Jesús no sólo era un buen hombre, un gran maestro o un inspirado profeta. Él vino a la tierra como el Cristo y el Hijo de Dios. Nació de una mujer virgen. Llevó una vida sin pecado. Murió. Fue sepultado. Resucitó al tercer día. Ascendió a los cielos, y allí se convirtió en Señor y Cristo.

La muerte y resurrección de Jesús a favor nuestro satisfizo las exigencias de Dios: una provisión completa para eliminar nuestro pecado. Este Jesús, y sólo Él, reúne las cualidades para ser el remedio de mi pecado y el suyo.

 Nuestra respuesta: arrepentirnos y creer.

El arrepentimiento personal es vital en el proceso de transformación. La palabra “arrepentimiento” significa literalmente “un cambio en la manera de pensar”. Consiste en decirle al Padre: “Quiero acercarme a ti y apartarme de la vida que he llevado independientemente de ti. Te pido perdón por lo que he sido y lo que he hecho, y quiero cambiar de manera permanente. Recibo tu perdón por mis pecados”.

En este punto, son muchos los que experimentan una notable “purificación” de cosas que se habían ido acumulando toda una vida, todas ellas capaces de degradar el alma y el espíritu de una persona. Sintamos o no el perdón de Dios, si nos arrepentimos, podemos tener la seguridad total de que somos perdonados. Nuestra confianza se basa en lo que Dios nos ha prometido, y no en lo que nosotros sintamos.

Llegamos a una relación personal con el Señor cuando tomamos la mayor decisión de la vida: el punto decisivo del que hablamos antes. Esa decisión consiste en creer que Jesús es el Hijo de Dios, el que murió por nuestros pecados, fue sepultado y resucitó de entre los muertos, y recibirlo por Salvador y Señor. Cuando creemos de esta forma, nos convertimos en hijos de Dios. Está prometido expresamente en el evangelio de Juan: “Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios” (Juan 1:12).

373777_265754766821434_100001607396624_783513_1382254433_n

 

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.